Universidades integrantes


u.austral u.austral u.austral
Workflow: 
Published

Novedades

Dr. Claudio González-Wevar Caracoles antárticos revelan secretos de glaciaciones en nuevo estudio
Una nueva investigación científica internacional, liderada por investigadores del Instituto Antártico Chileno (INACH), ha analizado el impacto de los Ciclos glaciales en la evolución de los Caracoles marinos antárticos. Para ello, se ha realizado un análisis de Isótopos en las conchas de estos organismos, permitiendo obtener una valiosa información sobre las condiciones climáticas y ambientales del pasado en la Antártida. Los resultados del estudio revelan que los Caracoles marinos antárticos han experimentado una notable adaptación a los cambios glaciares a lo largo de miles de años. Esta capacidad de adaptación les ha permitido sobrevivir en un entorno extremo y cambiante, convirtiéndolos en un importante modelo de estudio para comprender los efectos del Cambio climático en el Ecosistema antártico.

Hace aproximadamente 20.000 años, la Tierra experimentó una época de extrema aridez y frío conocida como el Último Máximo Glacial (UMG). Este período se caracterizó por la máxima extensión de las capas de hielo en nuestro planeta, cubriendo vastas áreas de América del Norte, Europa y Asia, lo cual permite estudiar los patrones genéticos, y el impacto de los eventos polares en el molusco antártico conocido como Laevilacunaria antarctica.

El Doctor Claudio González-Wevar, manifiesta que: "Como consecuencia del Último Máximo Glacial, las especies se aislaron en refugios, originando la denominada fragmentación poblacional, junto con una formación de muchos complejos de especies crípticas".

Este escenario extremo ha dejado una huella significativa en la vida marina, particularmente en los organismos bentónicos, que habitan en el suelo marino. El análisis de los patrones de diversidad y estructura genética del caracol antártico Laevilacunaria antarctica en las islas Shetland del Sur, la Península Antártica y las islas Georgias del Sur revela diferencias genéticas notables entre las poblaciones de Georgias del Sur y las de las otras regiones mencionadas. Ante lo cual, Dr. González-Wevar comenta: "Esto quiere decir que las poblaciones de este molusco – que no supera los 20 milímetros – han evolucionado de manera independiente durante al menos un millón de años".

El investigador de la Facultad de Ciencia UACh y el centro FONDAP IDEAL, con respecto a Laevilacunaria antarctica declara: "Es increíble de muchas maneras, pero la principal es que habría tenido la capacidad de sobrevivir los momentos más fríos de los Ciclos glaciales del Cuaternario y posteriormente re-colonizar gran parte de Península Antártica y de las Islas Shetlands del Sur"

González-Wevar explica que Laevilacunaria antarctica tiene "La capacidad de re-colonización de esta especie, en una amplia zona del continente Antártico, estaría probablemente asociada a la estrecha relación que mantiene con macroalgas". Y agrega que. "De esta forma, el llamado rafting sobre las macroalgas – que forman parte del fondo marino antártico – serían un mecanismo trascendental en la biología de la especie y que permitiría explicar la alta homogeneidad genética detectada en Península Antártica y las Islas Shetlands del Sur un área que abarca miles de kilómetros cuadrados".

El Dr. Claudio González-Vévar viajó al borde costero de la Antártida, enfrentando temperaturas bajo cero y vientos fuertes, para recolectar muestras de especies en una zona intermareal, con el propósito de que "Así, accedemos a zonas libres de hielo, realizamos una búsqueda visual que requiere mucho tiempo y cautela, para finalmente encontrar los caracoles, recolectar algunos especímenes, y después volver a Chile y realizar su análisis en laboratorio"


EQUIPO DE INVESTIGADORES

AUTORES INSTITUCION
Claudio Alejandro González-Wevar
  1. Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas (ICML), Facultad de Ciencias, Universidad Austral de Chile
  2. Instituto Milenio Biodiversidad de Ecosistemas Antárticos y Subantárticos (Mi-BASE)
  3. Centro Fondap de Investigación en Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL), Universidad Austral de Chile
Yarleth Jesus Poveda
  1. Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas (ICML), Facultad de Ciencias, Universidad Austral de Chile
  2. Instituto Milenio Biodiversidad de Ecosistemas Antárticos y Subantárticos (Mi-BASE)
  3. Centro Fondap de Investigación en Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL), Universidad Austral de Chile
Nicolás I. Segovia
  1. Departamento de Biología Marina, Facultad de Ciencias del Mar, Universidad Católica del Norte
  2. Instituto Milenio en Socio-ecología Costera (SECOS)
Sebastian Rosenfeld
  1. Instituto Milenio Biodiversidad de Ecosistemas Antárticos y Subantárticos (Mi-BASE)
  2. Cape Horn International Center (CHIC)
  3. Centro de Investigación Gaia-Antártica, Universidad de Magallanes
Claudia Soledad Maturana
  1. Instituto Milenio Biodiversidad de Ecosistemas Antárticos y Subantárticos (Mi-BASE)
  2. Cape Horn International Center (CHIC)
Vanessa Jeldres
  1. Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas (ICML), Facultad de Ciencias, Universidad Austral de Chile
  2. Instituto Milenio Biodiversidad de Ecosistemas Antárticos y Subantárticos (Mi-BASE)
  3. Centro Fondap de Investigación en Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL), Universidad Austral de Chile
Andreas Schmider-Martínez
  1. Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas (ICML), Facultad de Ciencias, Universidad Austral de Chile
  2. Instituto Milenio Biodiversidad de Ecosistemas Antárticos y Subantárticos (Mi-BASE)
  3. Centro Fondap de Investigación en Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL), Universidad Austral de Chile
  4. Centro i-mar, Universidad de los Lagos,
Karin Gerard
  1. Instituto Milenio Biodiversidad de Ecosistemas Antárticos y Subantárticos (Mi-BASE)
  2. Laboratorio de Ecosistemas Antárticos y Subantárticos (LEMAS), Universidad de Magallanes
Hamish Spencer Department of Zoology, University of Otago
Elie Poulin
  1. Instituto Milenio Biodiversidad de Ecosistemas Antárticos y Subantárticos (Mi-BASE)
  2. Laboratorio de Ecología Molecular (LEM), Departamento de Ciencias Ecológicas, Universidad de Chile


FUENTES TE PUEDE INTERESAR
Texto Completo

Fuente

Fuente 1

Fuente2

Equipio de científicos chilenos descifran evolución de fundamental pez subantártico

4 nuevas especies de caracoles subantárticos descubiertas en el estrecho de Magallanes
Dra. Lara Marcus Zamora Microplásticos invaden la Patagonia. 60% son de poliéster
Equipo de Investigadores Chilenos han encontrado Microplásticos en los Fiordos y canales de la Patagonia, una región conocida por sus prístinos ecosistemas. El estudio analizó muestras de agua, sedimentos y zooplancton de 12 fiordos y canales de la Patagonia chilena. Se encontraron microplásticos en todas las muestras, con una concentración promedio de 0.14 partículas por litro de agua. El 60% de los microplásticos encontrados eran de poliéster, lo que sugiere que provienen de textiles y otros productos de consumo humano. Los Científicos Chilenos advierten que la presencia de microplásticos en la Patagonia podría tener graves consecuencias para la salud de los ecosistemas de la región. Los microplásticos pueden ser ingeridos por animales marinos, lo que puede causarles problemas de salud e incluso la muerte. Además, los microplásticos pueden adsorber contaminantes, lo que podría aumentar la exposición de los animales marinos a sustancias tóxicas. Este estudio es el primero en documentar la presencia de microplásticos en la Patagonia y pone de relieve la necesidad de tomar medidas para reducir la Contaminación por plástico en esta región prístina.

Los fiordos y canales de la Patagonia austral de Chile son reconocidos por su prístina belleza y biodiversidad. Sin embargo, la comunidad científica ha alertado sobre la creciente amenaza de la Contaminación por microplásticos en estos Contaminación. Se realizó un estudio en el sistema de Contaminación de la Patagonia chilena adyacente al Campo de Hielo Sur (48~50°S). Las muestras fueron recolectadas durante la campaña PROFAN del Centro IDEAL, que incluyó el sistema de Contaminación y canales cercanos al Campo de Hielo Sur, desde el canal Messier hasta la isla Madre de Dios. Se recolectaron muestras de agua de mar, playas, sedimentos del fondo y zooplancton para evaluar la presencia y distribución de microplásticos. Se encontraron microplásticos en todos los compartimentos ambientales analizados, con mayor abundancia en las playas.

El análisis de las fuentes potenciales reveló que la basura plástica transportada por las corrientes oceánicas sería la principal fuente de Contaminación. La presencia de microplásticos en los fiordos patagónicos, aunque aún en concentraciones relativamente bajas, es un motivo de preocupación. Estos microplásticos pueden ser ingeridos por organismos marinos, afectando su salud y bienestar. Además, pueden adsorber contaminantes y toxinas, aumentando el riesgo de exposición para toda la cadena alimentaria. Este estudio proporciona evidencia de la presencia de microplásticos en un ecosistema prístino como la Patagonia. Se requieren medidas urgentes para reducir la entrada de plástico al medio ambiente marino y proteger estos fiordos vulnerables.

La investigación estuvo a cargo de la Dra. Lara Marcus Zamora, destacada académica de la Facultad de Medicina y Ciencia de la Universidad San Sebastián en Puerto Montt, quien manifestó que: "El estudio indica que la causa más probable de Contaminación de los microplásticos en estos fiordos, sea externa, a través del Océano Pacífico. Otros estudios han encontrado cantidades similares de microplásticos en otros territorios aislados en el planeta como el Ártico o el mar Báltico, especialmente asociados a fibras de poliéster que se ocupan en textiles. Se puede proyectar que hay un nivel base de microplásticos en cada ecosistema del planeta". Detalla al respecto que: "Además de encontrar microplásticos derivados de la limitada actividad marítima en la zona, como botellas, envases o redes de plástico, encontramos que más de la mitad de los microplásticos eran fibras de poliéster, lo que sugiere una fuente de Contaminación que no era local". Por su parte el Dr. Paulo Moreno del Centro de Investigaciones en ecosistemas de la Patagonia (CIEP) declaró que:"Pudimos constatar que las cuencas en esa parte del territorio están ausentes de poblados de importancia u otro tipo de actividad industrial o agrícola, por lo que pudimos descartar una Contaminación de microplásticos desde el territorio a través de los ríos".

Hay elementos que sorprendieron a Marcus Zamora: "Lo que nos llamó la atención, por una parte, fue la abundancia que encontramos en las playas. Normalmente las playas y el sedimento son ambientes que van acumulando plástico a lo largo del tiempo. Allí las abundancias eran comparables a otras playas de altas latitudes del hemisferio norte donde hay mucha más población, como el mar Báltico. Entonces esto sí que fue un poco alarmante".

Marcus Zamora comenta: "Me añadí al grupo con el objetivo de investigar cuál era la abundancia, la ocurrencia y la composición de la Contaminación de microplásticos en los fiordos. Lo que hicimos fue tomar muestras de agua superficial, de sedimentos de fondo marino hasta 500 metros, de playas y también de zooplancton, porque queríamos ver si los microplásticos ya estaban dentro de la cadena trófica. Entonces lo que hicimos fue analizar las larvas de las Munidas Gregaria, un crustáceo que sirve de comida a las ballenas y que, por lo tanto, es una especie clave en estos ecosistemas patagónicos".

La académica destaca del estudio que: "el gran resultado de este estudio fue el tipo de polímero o microplástico que encontramos porque si bien en la superficie hallamos microplásticos que podemos asociar a lo que son, por ejemplo, envases, botellas de plástico y materiales de pesca, estos eran muy mínimos. El gran tipo de microplástico que encontramos fue el poliéster. Y el poliéster se asocia al agua que proviene de nuestras casas, sobre todo de nuestras lavadoras. Por lo tanto, lo que nos hizo pensar esto, como allí no hay pueblos ni actividad humana, es que estos microplásticos provenían de afuera, que ingresaban a través de las corrientes marinas". a su vez mencionó que: "También fue alarmante ver que estos microplásticos ya están en la cadena alimentaria marina, ya que encontramos microplásticos en los estómagos de larvas del camarón de canal (Munida Gregaria), una especie de zooplancton clave en estos ecosistemas ya que es alimento esencial para grandes mamíferos como las ballenas".

Por último la Dra. Lara Marcus Zamora expresa: "espero que a fuerza de conocimiento y conciencia daremos el valor y protección que estos ecosistemas de altas latitudes merecen para que las generaciones futuras puedan conocerlos por su relevancia y belleza."


EQUIPO DE INVESTIGADORES

AUTORES INSTITUCION
Lara Marcus Zamora Facultad de Medicina y Ciencia, Universidad San Sebastián
Jorge I. Mardones
  1. Centro de Estudios de Algas Nocivas (CREAN), Instituto de Fomento Pesquero (IFOP)
  2. Centro de Investigación en Recursos Naturales y Sustentabilidad (CIRENYS), Universidad Bernardo O'Higgins
Jazmín Toledo Rioseco Departamento de Zoología, Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas, Universidad de Concepción
Javier Pinochet
  1. Departamento de Zoología, Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas, Universidad de Concepción
  2. Facultad de Ciencias, Universidad Católica de La Santísima Concepción
Caroline Montes Laboratory of Ecotoxicology and Laboratory of Marine Environmental Monitoring Research (LAPMAR), Federal University of Pará
Andrea Corredor-Acosta Centro FONDAP de Investigación en Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL)
Paulo Moreno-Meynard Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP)
José Garcés-Vargas
  1. Centro FONDAP de Investigación en Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL)
  2. Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas, Universidad Austral de Chile
Erika Jorquera Facultad de Ciencias, Universidad Católica de La Santísima Concepción
José Luis Iriarte
  1. Centro FONDAP de Investigación en Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL)
  2. Instituto de Acuicultura, Universidad Austral de Chile
Mauricio A. Urbina
  1. Departamento de Zoología, Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas, Universidad de Concepción
  2. Instituto Milenio de Oceanografía (IMO), Universidad de Concepción


Texto Completo

Fuente

Fuente 1

Fuente 2

Fuente 3
Dra. Fallon Ana Nacaratte Guajardo Microplásticos en agua embotellada en Chile
Una investigación científica relevante es el estudio realizado por iniciativa de la académica Dra. Fallon Ana Nacaratte Guajardo, investigadora principal de este trabajo, que ha llevado a cabo una detallada cuantificación de microplásticos en las aguas embotelladas de Chile. Este innovador estudio revela de manera precisa la presencia de microplásticos en estas fuentes de agua, proporcionando información esencial para la comunidad en general. La investigación destaca por su relevancia en el ámbito ambiental, explorando la contaminación por microplásticos.

La creciente preocupación por la calidad del agua potable ha impulsado el consumo de agua embotellada como una alternativa más saludable. Sin embargo, estudios recientes han puesto de relieve la presencia de contaminantes ambientales, incluidos microplásticos, en el agua embotellada.
En los últimos años, el estudio de la presencia de microplásticos en el entorno ha generado gran interés, debido a los posibles efectos negativos que este tipo de desechos puede generar en los ecosistemas, el mundo animal y la salud humana. La presencia de microplásticos en el entorno ha motivado la creación de normativas, como la Ley 21.368, que regula la entrega de plásticos de un solo uso y las botellas plásticas, y la Ley 20.920, que establece la responsabilidad extendida del productor (REP) para la gestión de residuos.

En este contexto, pusieron a prueba 12 marcas de agua embotellada que se distribuyen en la Región Metropolitana, Chile, tanto nacionales como extranjeras. El objetivo de este proyecto Fondecyt, Chile, de postdoctorado fue: "analizar la situación, cuantificar el fenómeno y, de esta forma, contribuir a un problema del que aún se sabe poco y no ha sido abordado desde la política pública. Asimismo, estos resultados pueden contribuir de alguna manera a que las marcas puedan mejorar sus sistemas de producción y envasado", explico la Dra. Nacaratte Guajardo.

Los microplásticos más pequeños de la muestra, con un tamaño similar al de un glóbulo blanco, representaron más de la mitad de las partículas encontradas en cada botella. Estas dimensiones son susceptibles de acumularse en el tracto digestivo y generar alteraciones en los sistemas linfático y circulatorio.
La presencia de microplásticos en el agua embotellada y otros productos es una preocupación creciente para la salud pública. Los científicos aún desconocen los efectos a largo plazo de la exposición a estos contaminantes, por lo que se necesita más investigación.

El Dr. Carlos Andres Manzano Davila, coautor del estudiio comenta que: "Para definir un estándar de política pública de cantidad permitida debería tenerse claro también la conexión entre posibles efectos a concentraciones determinadas, dónde está la línea que marca la diferencia entre que algo sea seguro y que no sea tan seguro. Creo que se necesita un poco más de estudios que hagan esa conexión. Este trabajo abre un poco las puertas a detectar qué productos son los que tienen más cantidades de microplásticos, y eso puede ser un gran inicio, pero definitivamente es insuficiente para establecer una política pública". Además, agrega que: "el principal desafío es identificar cuáles son las cosas donde no es necesario usar plásticos y, en el mismo camino, identificar cuáles son las actividades donde se puede reemplazar, y en aquellas en que no se puede reemplazar tratar de identificar polímeros y materiales que puedan ser inocuos".

Por último el profesor Manzano manifiesta que: "hay una discusión en varios países de qué tan bueno es en realidad tomar agua embotellada versus agua potable. Entonces, creo que la mejor aproximación no es pensar en el tipo de material que tiene la botella, sino en garantizar que el agua potable sea buena para el consumo humano y que se reemplace el agua embotellada. Hay varios países que ya tienen una buena calidad de agua y Chile está dentro de ellos. Ahora, qué alcance tiene esa calidad buena de agua, es otra discusión y debería garantizarse que esta llegue a todas las personas. Pero son ese tipo de soluciones más complejas las que en realidad pueden ayudar a enfrentar este problema".


EQUIPO DE INVESTIGADORES

AUTORES INSTITUCION
Fallon Ana Nacaratte Guajardo Departamento de Química, Facultad de Ciencias, Universidad de Chile
Paula Cuevas Departamento de Química, Facultad de Ciencias, Universidad de Chile
Mercedes Becerra-Herrera Eurofins Iproma
Carlos A. Manzano
  1. Departamento de Química, Facultad de Ciencias, Universidad de Chile
  2. School of Public Health, San Diego State University



Texto Completo

Fuente

Fuente 1

Fuente 2
Dr. René Luis Vidal Gómez Investigación chilena crea terapia Innovadora de IGF2 para prevenir muerte neuronal en Parkinson
Estudio liderado por investigadores chilenos revela que la Terapia Génica con el factor de crecimiento IGF2 puede prevenir la Muerte Neuronal en la enfermedad de Parkinson (EP). Los resultados, revelan avances significativos en Modelos Preclínicos, publicados en la revista cell death discovery, son un avance prometedor para el desarrollo de nuevas terapias para esta enfermedad neurodegenerativa.

La enfermedad de Parkinson se caracteriza por síntomas motores (temblor, inestabilidad, dificultad para regular el movimiento) y no motores (depresión, ansiedad, alteraciones del sueño, demencia). Estos síntomas aparecen cuando ya existe un alto porcentaje de pérdida neuronal, lo que representa un desafío para el tratamiento. Los investigadores buscan nuevos tratamientos que sean más efectivos para abordar la enfermedad de Parkinson en sus etapas iniciales y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

La Terapia Génica con IGF2, un factor de crecimiento que protege las neuronas, reduce la acumulación de alfa-sinucleína, una proteína tóxica asociada al Parkinson. Además, previene la muerte de las Neuronas Dopaminérgicas y mejora la Conectividad sinápticaMejoras Motoras evidentes en Modelos Preclínicos de la enfermedad.

La Dra.(c) Javiera Arcos Ortiz comentó: "El Parkinson es una enfermedad crónica que deteriora progresivamente la calidad de vida, no solo para quien la padece, sino que también para su entorno. Para la ciencia es un desafío importante el desarrollo de nuevas terapias que retrasen o detengan la progresión de la enfermedad".

El Dr. René Luis Vidal Gómez manifestó: "Esta investigación propone a IGF2 como un candidato prometedor para el desarrollo de nuevas terapias, sugiriendo que la Terapia Génica podría tener un impacto favorable en pacientes con Parkinson".

Es necesario destacar que este hallazgo, aunque no único, amplía la línea de investigación del Dr. Vidal Gómez, quien ya había evidenciado el efecto neuroprotector de IGF2 en la enfermedad de Huntington. Estos resultados alentadores consolidan la molécula como una candidata promisoria para innovadoras terapias en el ámbito de enfermedades neurodegenerativas. Este avance no solo contribuye al entendimiento de las bases moleculares de distintas patologías, sino que también abre la puerta a posibles tratamientos que podrían marcar un hito en la búsqueda de soluciones efectivas para afrontar estos desafíos de salud.


EQUIPO DE INVESTIGADORES

AUTORES INSTITUCION
Javiera Arcos Ortiz
  1. Centro de Biología Integrativa, Universidad Mayor
  2. Instituto de Neurociencia Biomédica, Universidad de Chile
  3. Centro de Gerociencia, Salud Cerebral y Metabolismo
Felipe Grunenwald
  1. Centro de Biología Integrativa, Universidad Mayor
  2. Instituto de Neurociencia Biomédica, Universidad de Chile
  3. Centro de Gerociencia, Salud Cerebral y Metabolismo
Denisse Sepulveda
  1. Centro de Biología Integrativa, Universidad Mayor
  2. Instituto de Neurociencia Biomédica, Universidad de Chile
  3. Centro de Gerociencia, Salud Cerebral y Metabolismo
Carolina Jerez
  1. Centro de Biología Integrativa, Universidad Mayor
  2. Instituto de Neurociencia Biomédica, Universidad de Chile
  3. Centro de Gerociencia, Salud Cerebral y Metabolismo
Valentina Urbina
  1. Centro de Biología Integrativa, Universidad Mayor
  2. Instituto de Neurociencia Biomédica, Universidad de Chile
  3. Centro de Gerociencia, Salud Cerebral y Metabolismo
Tomas Huerta
  1. Centro de Biología Integrativa, Universidad Mayor
  2. Instituto de Neurociencia Biomédica, Universidad de Chile
  3. Centro de Gerociencia, Salud Cerebral y Metabolismo
Paulina Troncoso-Escudero
  1. Centro de Biología Integrativa, Universidad Mayor
  2. Instituto de Neurociencia Biomédica, Universidad de Chile
  3. Centro de Gerociencia, Salud Cerebral y Metabolismo
  4. Molecular Diagnostic and Biomarkers Laboratory, Department of Pathology, Faculty of Medicine Clínica Alemana, Universidad del Desarrollo
Daniel Tirado
  1. Centro de Biología Integrativa, Universidad Mayor
  2. Instituto de Neurociencia Biomédica, Universidad de Chile
  3. Centro de Gerociencia, Salud Cerebral y Metabolismo
  4. Escuela de Tecnología Médica, Universidad Mayor
Angela Perez
  1. Centro de Biología Integrativa, Universidad Mayor
  2. Instituto de Neurociencia Biomédica, Universidad de Chile
  3. Centro de Gerociencia, Salud Cerebral y Metabolismo
  4. Escuela de Tecnología Médica, Universidad Mayor
Rodrigo Diaz-Espinoza Departamento de Biología, Facultad de Química y Biología, Universidad de Santiago de Chile
Esteban Nova Departamento de Química, Facultad de Ciencias Naturales, Matemáticas y Medio Ambiente, Universidad Tecnológica Metropolitana
Ulrich Kubitscheck Clausius Institute of Physical and Theoretical Chemistry, University of Bonn
Juan Eduardo Rodriguez-Gatica Clausius Institute of Physical and Theoretical Chemistry, University of Bonn
Claudio Hetz
  1. Instituto de Neurociencia Biomédica, Universidad de Chile
  2. Centro de Gerociencia, Salud Cerebral y Metabolismo
Jorge Toledo Instituto de Neurociencia Biomédica, Universidad de Chile
Pablo Ahumada Centro de Biología Integrativa, Universidad Mayor
Diego Rojas-Rivera
  1. Escuela de Tecnología Médica, Universidad Mayor
  2. Escuela de Biotecnología, Universidad Mayor
  3. Centro de Biomedicina, Universidad Mayor
Elisa Martín-Montañez Departamento de Farmacología, Facultad de Medicina, Instituto de Investigaciones Biomédicas de Málaga, Universidad de Málaga
María Garcia-Fernandez Departamento de Farmacología, Facultad de Medicina, Instituto de Investigaciones Biomédicas de Málaga, Universidad de Málaga
René L. Vidal
  1. Centro de Biología Integrativa, Universidad Mayor
  2. Instituto de Neurociencia Biomédica, Universidad de Chile
  3. Centro de Gerociencia, Salud Cerebral y Metabolismo
  4. Escuela de Tecnología Médica, Universidad Mayor
  5. Escuela de Biotecnología, Universidad Mayor



FUENTES TE PUEDE INTERESAR
Texto Completo

Fuente

Fuente 1



Investigadora chilena formula nutracéutico que previene y tratar enfermedades neurodegenerativas.